diciembre 3, 2020

Ambientado en un lugar pequeño en la comuna de Victoria, región de La Araucanía, al sur de Chile, se encuentra el Bon Appetit Trattoria, un espacio gastronómico con identidad propia que cuenta con un gran diferenciador para la localidad: el uso sostenible de sus recursos en el proceso de producción.

Este restaurante italiano nace en el año 2016 con la idea de impulsar un cambio positivo en la zona, una idea de negocio familiar de Marlon Herrera, dueño y fundador.

Su familia siempre ha estado vinculada al mundo culinario y decidió, junto al conocimiento en pastelería de su esposa, empoderarse de una idea de negocio orientado a la gastronomía. Comenzó con la producción de pastas frescas y luego fue incorporando progresivamente otros productos como pizza a la piedra y pastelería artesanal, preparaciones que le han garantizado un reconocimiento con el Premio Traveller’s Choice 2020, gracias a los comentarios y calificaciones positivas recibidos por sus comensales.

Además de la oferta culinaria que Bon Appetit Trattoria ofrece, este restaurante se distingue por su gastronomía de vanguardia y la cocina de aprovechamiento. 

La gastronomía de vanguardia Herrera la denomina como “la preparación de platillos con ingredientes de la mejor calidad en el territorio, donde predomina el uso de ingredientes locales y nacionales con calidad orgánica”.

Por su parte, la cocina de aprovechamiento viene ajustado al criterio de que nada se desperdicia y todo sirve. Dentro del proceso productivo de este restaurante, la materia orgánica se guarda para que luego pase una empresa encargada de recolectarla, le dé un nuevo uso, y todo lo que queda sea reutilizado de alguna forma u otra para incorporarlo de nuevo a la cocina y sea parte del menú.  

“Cuando hablábamos de ser sostenibles y sustentables yo creo que pudimos enseñarles a nuestros colegas que podemos hacer las cosas diferentes y entregarle una belleza distinta a nuestra ciudad. Creo que eso fue realmente valorado y apreciado por nuestros visitantes”, asegura Herrera.

“La pandemia la veo de forma positiva”

Antes de la pandemia, el producto de su carta más demandado, que cuenta con Denominación de Origen, era el Plato Pehuenche, compuesto por puré de piñón, verduras grilladas, filete de res y frutos del bosque araucano. Luego, la pizza pasó a sustituir a este platillo durante la época del coronavirus, sin dejar de lado la pastelería artesanal que también tomó fuerza ya que con la contingencia sanitaria “es normal querer algo dulce y rico durante estos tiempos”, asegura Herrera. 

La realidad de la pandemia lo ayudó a implementar cambios, por eso ahora cuenta con servicio delivery. “La pandemia la veo de una forma positiva, vino a poner las cosas en su lugar para nosotros, fue un cable a tierra para darnos cuenta de muchas posibilidades y opciones que habían, que no nos estábamos percatando”, asegura Herrera.

Para la continuidad de este negocio es vital repensar los protocolos sanitarios. Por ello, Marlon Herrera es uno de los beneficiarios de Arriba Todos Juntos, proyecto a través del cual ha recibido insumos para poder cumplir con todas las medidas sanitarias para recibir a sus clientes evitando los contagios por el nuevo virus. 

 “Es sumamente valorado que CMPC haya puesto el ojo en nuestro territorio (…), esperamos que haya una posibilidad de bienestar y poder ver las cosas de una manera diferente y en conjunto”, destaca Herrera.