diciembre 1, 2020

El río Toltén ha sido generoso con Práxedes Zapata. Su agua ha permitido que turistas apasionados por la pesca puedan disfrutar de los salmones Chinook que bajan por sus causes, que los paseos en kayak sean una práctica habitual, y que sus paisajes sean un valor agregado para su negocio: las Cabañas Peumayén de Toltén.

Este complejo de hospedaje -que inició con sólo una cabaña y que hoy cuenta con cuatro- fue inaugurado en 2014 y nació de la necesidad de aumentar el ingreso de la familia de Zapata debido a bajas pensiones.  Posteriormente, las cabañas fueron inscritas en el Servicio Nacional de Turismo, y hoy una de ellas está habilitada para personas con capacidades diferentes. 

“La última cabaña es inclusiva y cumple con todas las normas del decreto 50 que vela por las personas con movilidad reducida. Es la única cabaña en la zona con estas características, y nos ha dado muy buenos resultados”, confiesa.

El éxito de las cabañas se ve reflejado en que año a año recibe turistas de todas partes del mundo tanto en el verano como en el invierno, y que incluso el lugar ha sido reconocido por los fanáticos del avistamiento de aves. 

Pero desde el 15 de marzo que las Cabañas Peumayén no abren sus puertas. Los extensos confinamientos por el coronavirus, en el caso de Práxedes, como en el de muchos otros emprendedores, anularon las visitas de los huéspedes. 

No obstante, sabiendo que el panorama podría ser mucho peor, Práxedes Zapata cuenta con orgullo que ha podido mantenerse en pie y sin ningún apuro económico. “Soy feliz por poder decir que no tenemos deudas y que con las ganancias del verano hemos podido mantenernos bien, considerando además nuestras pensiones que, aunque son bajas, ayudan. Hemos sido ordenados y con eso hemos pagado los gastos constantes que tenemos”. 

Por el momento, Práxedes confirma que se están alistando para cuando puedan volver a abrir, “tenemos preparadas algunas actividades para postular a algún proyecto donde podamos implementar paseos recreativos turísticos enfocados en turismo naturaleza: avistamiento de aves, paseos en kayak, entre otras actividades que podrían potenciarnos como emprendimiento”, explica. 

Pero la emprendedora sabe que para lograr eso necesita contar con todas las medidas sanitarias para evitar los contagios por coronavirus entre su familia y sus clientes.

Por eso, desde agosto que las Cabañas Peumayén forman parte del programa Arriba Todos Juntos 

Así, Práxedes Zapata cuenta con su kit sanitario y señalética preventiva que corresponden a la primera fase del programa: “Preparándonos para salir”. 

“A pesar de que en este momento no hemos abierto porque tenemos restricción sanitaria, el kit ya lo recibimos y lo agradecemos enormemente, porque hoy día cuesta encontrar todos estos productos por lo demandados que son. Lo guardaremos todo para cuando los clientes vuelvan, probablemente en unos dos meses más”, confiesa Práxedes.