enero 28, 2021

La dueña del Café Restaurant Moll`s que es parte de la ruta fluvial Carahue Navegable, ubicado en la capital del Choro Maltón, Nehuentúe, en la región de la Araucanía, al sur de Chile, supo cómo aprovechar la magia del lugar para ofrecer el mejor servicio a sus clientes.

Nacida y criada en la localidad de Nehuentúe que en madungún significa ‘‘lugar de resistencia’’, a un costado de la desembocadura del río Imperial en la región de la Araucanía, en Chile, Blanca Fritz Chocano le hizo honor al nombre de su tierra natal y estableció, a pesar de las dificultades, un emprendimiento gastronómico familiar.

Nieta de colonos de la zona, Blanca creció como la menor de ocho hermanos. Sin saber cocinar, nunca se imaginó que muchos años más tarde sería la dueña del Café Restaurante Moll’s con especialidades en platos con choro maltón –un tipo de molusco oriundo de la zona-, producidos en el lugar. 

La crisis asiática golpió a la familia de Blanca, y dejó a su marido, Mario Lermanda, cesante. Su mayor preocupación era terminar de educar a sus dos hijos, y en esa búsqueda de qué hacer, con la indemnización de Mario incursionaron en el rubro gastronómico, al que llamaron Café Restaurant Moll`s, que es el apellido del marido de su hermana, residentes en Alemania, quienes también la apoyaron para iniciar este emprendimiento.

Al principio se sentía incapaz. La incertidumbre que significaba iniciar una pyme sin saber sus resultados futuros, era difícil. Nunca antes había atendido público ni tampoco sabía lo que era sobrellevar un restaurante.  En la familia, cada uno cumplió un rol, su marido asumió como garzón y ella tomó las riendas de la cocina, ambos sin experiencia.

‘‘Mi marido siempre fue el de la mesa, el garzón, el que monta las mesas, el que sirve los platos. Mis hijos, cuando empecé me ayudaban friendo, eran los mejores friendo y lavando la loza’’, recuerda Blanca entre risas.

Sin embargo el futuro fue distinto. En la actualidad, Blanca es una de las emprendedoras más antiguas en la Ruta Fluvial Carahue Navegable con más de 21 años de servicio gastronómico con su café. ‘‘Me costó iniciarme porque la verdad de las cosas es muy difícil ponerse a pensar de que uno tiene que atender gente, pero salí adelante, con mis hijos y con esfuerzo aquí estamos’’, asegura Blanca.

 

Su sello

Buscando darle una buena educación a sus hijos y escapar de la situación económica en la que se encontraba, Blanca Fritz indagó la manera de encontrar un camino para prosperar. No muy segura de lo que estaba haciendo.

  Al vivir en la capital del Choro Maltón -Nehuentúe es un pueblo miticultor encargado de abastecer el mercado nacional-, muchos de los turistas que llegan a Café Restaurant Moll’s, van en búsqueda de saborear los platos de Blanca. ‘‘La gente siempre viene por el choro al vapor, las empanadas de choro zapato y el pescado frito’’. 

Asimismo reconoce que su motivación va de la mano al amor que siente por Nehuentúe.  ‘‘Mi mayor felicidad es conversarle a los clientes lo hermoso de mi pueblo, en donde todos nos hemos esforzado para que la gente se sienta acogida acá en Carahue, el mejor regalo es dar a conocer mi tierra natal’’. 

A sus 72 años y con más de veinte años de experiencia en la cocina de Moll’s, sueña con aprender repostería. De esta manera decorar las tortas y pasteles se convierten en otro objetivo no muy lejano para Blanca Fritz. ‘‘Estoy muy contenta con mi emprendimiento me costó pero eso es lo que vale, cuando cuestan las cosas una las aprecia y las valoriza’’, concluye.