Producción de miel certificada en los bosques de CMPC

Propósito Corporativo
Conservar

--

ODS Impactado

8: Trabajo decente y crecimiento económico

10: Reducción de las desigualdades

12: Producción y consumo responsables

Buscando la diferenciación en un mercado interno competitivo y con gran oferta de productos apícolas, seis apicultores de la Región del Biobío participaron en un proyecto piloto que les permitió certificar su miel, obteniendo el sello PEFC del sistema chileno de certificación forestal CERTFOR (PEFC Chile). 

Se trata de la primera certificación de la miel en Chile de la cadena de custodia PEFC, con lo que asegura su origen y producción sostenible. “Esta iniciativa demuestra que se puede convivir y compartir espacios para desarrollar actividades productivas. CMPC trabajó con cuatro de los seis apicultores que participan en este gran proyecto que promueve una apicultura sostenible y que repercute positivamente en el proceso de polinización. Para llevar a cabo esta iniciativa pionera se buscó predios que ofrecieran la alimentación natural a las abejas de las colmenas”, señaló Ignacio Lira, subgerente de Asuntos Públicos de CMPC Bosques. 

Producción de miel con tradición 

El conocimiento y las enseñanzas entregadas por su abuelo, permitieron que Luis Alfonso Vásquez Lagos continuara con el trabajo apícola en la comuna de Tucapel. Es así como desde niño aprendió las técnicas para mantener en buen estado los cajones y el trato que se les debe dar a las abejas. Hoy bajo la marca Alfonso Vásquez”, vende su miel certificada con sello PEFC.Lo que tengo es gracias a las abejas, entre el 70 a 80% de mi miel se va a exportación y el resto se queda en el mercado interno, y ahora con la certificación pretendo dar un salto y diferenciar mi producción. En el caso de la producción certificada predomina el sabor a eucaliptus y es de un color café claro”. 

Sonia Mosquera Gómez, tucapelina, alcanzó el éxito en el negocio apícola gracias a su visión y pasión que le despertó esta actividad. De dueña de casa pasó a ser apicultora, iniciándose con solo tres cajones, y a punto de cursos y capacitaciones aprendió todo sobre el manejo apícola. Luego tuvo 21, y hoy maneja cerca de 400 cajones. “Esta era una actividad que mi marido realizaba, pero que perdió producto de enfermedades que atacaron a las abejas. Y sentí que yo podía persistir en este negocio, y así empecé con tres cajones. Con la apicultura eduqué a mis tres hijos. En esto, hay que estar siempre capacitándose y así uno se profesionaliza en el rubro, nunca se termina de aprender”. 

De la comuna de Mulchén, el apicultor Andrés Sanhueza Sanhueza ofrece su producción de miel certificada por el sello PEFC con la marca que lleva su nombre y apellido. Se trata de una miel que él define como multifloral, y en la que predominan flores de praderas y de bosques de eucaliptus. “Mi mentor en el tema apícola es Oscar Campos Figueroa, a quien agradezco su importante apoyo y empuje. Esta actividad me gusta muchísimo, por eso cada día trato de aprender más y cuidar muy bien a las abejas. Yo fabrico casi todo el material apícola que necesito. Este es un trabajo que no dejaré, ya no hay vuelta atrás, porque soy feliz y vivo tranquilo”. 

Jonny Márquez Matus, etiquetó su miel multifloral con sello PEFC, bajo la marca “Jonny Márquez”. Su producción apícola proviene de la zona precordillerana de la comuna Mulchén. Fue hace diez años que Johnny Márquez optó por un camino de trabajo independiente, dejando atrás su labor de operario en plantas industriales. “Mis primeras abejas las compré en el 2010, porque me gusta el campo y la naturaleza, y eso fue fundamental para decidirme. Al emprender hay momentos buenos y malos, pero cuando uno hace algo que le gusta, nada va a ser difícil. El hecho de ser apicultor, con esta labor ya estamos aportando al mundo, producimos miel y nuestras abejas polinizan, una tarea fundamental para la supervivencia del planeta”. 

Miel certificada abre oportunidad de mercado 

Certificar y demostrar la calidad de la producción de miel tiene repercusiones positivas en la apicultura. Patricio Rojas, investigador de la línea de conservación y mejoramiento genético de INFOR aseguró que “la certificación PEFC Chile es un hito para la apicultura nacional, por cuanto es la primera certificación de un PFNM (producto forestal no maderable) que garantiza la trazabilidad de las mieles para su comercialización en los mercados nacionales e internacionales, mejorando su calidad y la cantidad de las mieles producidas”.

“Del grupo de productores que certificaron su miel, tres marcas: Alfonso Vásquez, Andrés Sanhueza y Johnny Márquez, ingresaron a la red de emprendedores de Espacio Fibra Local, lo que permitirá comercializar la miel con sello PEFC a todo el país”, afirmó Ignacio Lira, subgerente de Asuntos Públicos de CMPC Bosques. 

La miel certificada con sello PEFC ya está disponible en la tienda de Temuco, y también se puede adquirir a través del e-commerce alojado en la página www.fibralocal.cl