febrero 3, 2021

A espaldas de los vecinos de la comuna de Renca en la región Metropolitana de Chile, se ubican los históricos cerros que rodean la zona urbana por más de 100 años. Terrenos que, en la época prehispánica, eran conocidos por albergar bellos paisajes y tierras fértiles, así como también considerarse un lugar de encuentro de muchos pueblos ancestrales de sectores colindantes.   

El carácter agrícola de la zona fue desplazado por el avance de las obras de canalización del Río Mapocho. Ante esto, los agricultores se fueron replegando hacia los interiores y entradas de los cerros. Actualmente la vida urbana convive con la flora y fauna que entrega la cadena de cerros de la comuna de Renca. 

Sin embargo, debido a la mega sequía y las altas temperaturas que afectan a la región Metropolitana, el bosque esclerófilo de los cerros de la comuna están en peligro. Lugares que están habilitados para realizar actividades al aire libre pero que, a su vez, se encuentran en riesgo ante eventuales siniestros por su abundante presencia de pastizales y matorrales secos. 

Por esto, el lunes 01 de febrero, la Brigada Central de CMPC junto a la Municipalidad de Renca, realizaron una visita de diagnóstico para evaluar las zonas de riesgos ante eventuales incendios forestales que puedan afectar las viviendas, flora y fauna del lugar. 

Entre los sectores con mayor riesgo se encuentran los cerros Chico, Portezuelo y Colorado. Bajo el análisis realizado, la Brigada Central llegó hasta el Cerro Portezuelo este miércoles 03 de febrero para realizar actividades de prevención contra incendios, donde se construyeron 300 metros de cortafuegos en zonas de interfaz, entre el cerro y las casas de los vecinos. 

De esta manera la Brigada Central, continuará realizando labores preventivas en otros sectores de la comuna de Renca durante los próximos días.