agosto 9, 2020

ARAUCANÍA, NADIE SOBRA

Sr. Director:

Una vez más vemos a nuestra querida Araucanía inmersa en un clima de violencia y desencuentro que preocupa y entristece. Lo hacemos, muchas veces, desde la distancia e indolencia de un país marcadamente centralista, donde los incendios de la municipalidad en Traiguén, de tres escuelas en la provincia de Arauco o más de 10 camiones en Padre las Casas, no alcanzan la notoriedad y urgencia que seguramente tendrían si ocurrieran en cualquier comuna de Santiago.

Por nuestra propia experiencia de trabajo y colaboración permanente con más de 390 comunidades mapuche, sabemos que se trata de hechos lamentables y condenables, pero que distan mucho del ánimo de diálogo y convivencia que predomina en la zona. Así lo he podido comprobar en muchas conversaciones con representantes de comunidades: lonkos, dirigentes, emprendedores, hombres y mujeres de trabajo. Siempre hemos coincidido en la necesidad de conocernos más, entender las demandas, valorizar su cultura, potenciar el diálogo y buscar en conjunto las mejores soluciones para los problemas que arrastra la Araucanía.

Las fórmulas están sobre la mesa. Como empresa participamos y suscribimos todas las propuestas alcanzadas por unanimidad en la Comisión Asesora Presidencial de 2016. Hemos estado abiertos, y hoy lo reiteramos, a dialogar sin exclusión de temas ni de interlocutores, porque comprendemos la relevancia de nuestra industria en la zona y, en consecuencia, el rol que nos corresponde en la búsqueda de soluciones. Definitivamente, la convivencia es posible.

Pero se requiere mucho más. Es momento de sumar voluntad política transversal para aislar la violencia, avanzar en las necesarias reformas políticas, agilizar los planes de inversión fiscal, abordar el nudo en que se ha convertido la cuestión de tierras y promover una agenda que permita valorar la cultura mapuche.

No somos el primer país en enfrentar un desafío como éste. Existen valiosos ejemplos que no sólo demuestran que es posible, sino que confirman el enorme beneficio de sumar multiculturalidad. En la Araucanía nadie sobra.

 

Luis Felipe Gazitúa A.

Presidente

Empresas CMPC

 

Revisa aquí la carta en El Mercurio