diciembre 9, 2020

CMPC nuevamente ha sido reconocida por su liderazgo en sustentabilidad, logrando la máxima calificación que otorga la prestigiosa organización internacional CDP. La compañía forma parte del selecto grupo de empresas que ingresaron a la categoría “A List” por su transparencia y manejo en el combate contra la deforestación y en el uso de agua.

CDP –antes conocido como Carbon Disclosure Project- es un organismo sin fines de lucro que promueve la divulgación de información de las empresas y gobiernos para ayudar a la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero, a salvaguardar los recursos hídricos y a proteger los bosques. 

Además, impulsa a que ciudades, estados y regiones divulguen sus datos, convirtiendo a la plataforma de CDP en una de las más ricas fuentes de información de alcance global en tres materias: cambio climático, seguridad hídrica y deforestación. 

A partir de esta información, CDP evalúa a las empresas atribuyéndoles un puntaje según la siguiente escala: A (liderazgo), B (gestión), C (concientización) y D (divulgación). 

Durante este año más de 9.600 empresas entregaron sus datos a través del CDP que en comparación con 2019 constituye un incremento de 14%. De este total, sólo un poco más de 5.800 compañías pudieron ser evaluadas por CDP.

Este año, CMPC se sitúo dentro del selecto grupo de compañías que alcanzaron la “A List” tanto por combatir la deforestación como por proteger la seguridad hídrica. Mientras que para cambio climático logró una A-, que también se encuentra dentro del rango de liderazgo.

“En CMPC estamos muy orgullosos de haber sido incluidos en la A List en CDP nuevamente este año. Seguimos comprometidos más que nunca con la implementación de nuestra agenda de desarrollo sostenible, incluso en años tan complejos como el actual. Buscamos ofrecer las mejores soluciones basadas en fibras renovables y a la vez cumplir las ambiciosas metas ambientales que nos hemos propuesto. Creemos que la sostenibilidad es esencial para la resiliencia de las empresas del futuro», afirma el gerente general de CMPC, Francisco Ruíz-Tagle.

El director ejecutivo de CDP Latin America, Lauro Marins, sostuvo que “2020 fue un año desafiante para todos. Las dificultades que enfrentamos frente a la pandemia seguirán teniendo un impacto en nuestras vidas y en las empresas durante mucho tiempo. La próxima gran ola que la humanidad debe enfrentar seriamente es el cambio climático y estoy muy feliz de ver el compromiso y liderazgo de las empresas latinoamericanas para tomar acciones concretas frente a este desafío”.

Agregó que “alcanzar el nivel máximo en el puntaje CDP refleja la gobernanza, estrategia, evaluación detallada de riesgos y oportunidades y metas ambiciosas necesarias para que el mundo permanezca por debajo de 1,5 °C. Paso importante y necesario, para que todos podamos migrar hacia una economía más justa y sostenible». 

Este año, más de 313 empresas –evaluadas en US$15 billones según su capitalización en el mercado- lograron ser calificadas dentro de algunas de las “A List” por su liderazgo en transparencia y acción ambiental, lo que implica un aumento de 45% respecto de 2019 y refleja, además, una creciente concientización ambiental en el mundo de los negocios.

Bosques 

CMPC participó en la divulgación de información sobre las acciones que realiza para ayudar a combatir la deforestación, donde sólo 16 compañías en todo el mundo lograron el liderazgo en esta materia obteniendo la clasificación A. 

La posición alcanzada por la compañía en esta materia es la más alta que el promedio regional de América Latina, que obtuvo una B, y, al mismo tiempo, constituye el promedio más alto de la totalidad de las empresas del sector.

El 90,3% del patrimonio forestal de CMPC se encuentra certificado con manejo forestal sostenible, una práctica que le permite a la compañía administrar los bosques y plantaciones forestales cumpliendo con elevados estándares ambientales, económicos, sociales y culturales.

De hecho, el año pasado la compañía estableció metas ambientales de cara al 2030, dentro estos compromisos busca sumar 100 mil hectáreas adicionales al año 2030, a las más de 320 mil hectáreas de bosque que ya posee para conservación y  protección en Chile, Brasil y Argentina. 

Agua

Mientras que en materia de gestión hídrica 106 empresas entraron a la categoría A List, entre ellas, CMPC, que lo hace ya por segundo año consecutivo. En relación con América Latina, la compañía se anota la clasificación más alta que el promedio regional (B) y, al mismo tiempo, alcanza el promedio más alto de las empresas del mismo sector productivo. 

Actualmente, la compañía regresa gran parte del agua extraída luego de su uso y posterior tratamiento, y se ha comprometido a disminuir en 25% el uso industrial de agua por tonelada de producto al año 2025 (tomando como año base el 2018), objetivo que incluye todas las plantas que utilizan agua en sus procesos, en especial aquellas en zonas vulnerables al estrés hídrico, distribuidas en los ocho países de América Latina donde opera CMPC.   

Sin duda, la preocupación de CMPC respecto de la eficiencia hídrica se materializa a través de dicha meta corporativa, la que permitirá en el largo plazo mejorar la trazabilidad y colocar los esfuerzos en la reducción del uso de agua y la óptima calidad de los efluentes.  

Cambio climático

En cambio climático, el CDP otorgó a CMPC la clasificación de A-, lo que también se encuentra dentro del rango de liderazgo. De hecho, en comparación con América Latina, la compañía logra el puntaje más alto que el promedio regional, que sólo alcanzó a D, y más alto que el promedio de todo el sector de madera y papel que obtuvo una C.

En 2019, CMPC estableció su Política de Cambio Climático, donde destaca –entre otros factores- avanzar hacia una economía baja en carbono, basada en recursos naturales renovables y modelos de negocios de circulares. 

Además, la empresa se comprometió a la reducción en 50% de sus emisiones absolutas de gases de efecto invernadero (alcances 1 + 2) al año 2030, tomando como línea base las emisiones de 2018. Esta reducción se alcanzará a través de mejoras operacionales, medidas de eficiencia energética y reemplazo de combustibles fósiles, entre otras acciones.