febrero 22, 2022

La economía circular es un modelo económico cuyo objetivo es que los materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, reduciendo así  la generación de residuos, las emisiones de gases efecto invernadero y el uso de materias primas. Se basa en tres principios fundamentales:

  • Eliminar residuos y contaminación desde el diseño de los productos y servicios.
  • Mantener materiales y productos en uso en el tiempo.
  • Regenerar los ecosistemas naturales.

Como parte de su modelo de negocio, CMPC incorpora estos principios a lo largo de todo el ciclo de vida de los productos, desde el origen de las materias primas, las que se originan en  bosques manejados Sosteniblemente y con Gestión certificada, hasta el fin de vida de los  productos, buscando  reincorporar los residuos generados en los procesos productivos para su reutilización.

Es así como CMPC, desde sus inicios ha tenido una importante política de reciclaje, recolectando casi 250 mil toneladas de residuos anualmente en Chile, cifra que asciende a 800 mil toneladas en Latinoamérica. Estos, son gestionados por medio de la filial especializada Sorepa y valorizados en distintas subsidiarias, incorporándolos en la fabricación de nuevos productos como celulosa, papel tissue, cartón, papel y cartulinas, con el objetivo de reutilizar el 100% de estos elementos.

Sorepa cuenta con cerca de 4 mil 500 proveedores de residuos, entre ellos, recolectores de base, imprentas, retails, operadores logísticos, instituciones financieras, entre otros. 

La compañía reutiliza todos los recortes de cartones, papel kraft, papeles blancos, diarios, revistas, cajas de huevos, cajas de remedios, entre otros envases y embalajes, y con ellos vuelve a fabricar nuevos productos tales como: 

 

  • Papel para corrugar en la Planta Puente Alto.
  • Cajas de huevo, embalaje para el mercado hortofrutícola en Boxboard.
  • Papel tissue en Softys.
  • Cartulinas y papeles en Edipac.

De esta manera, CMPC pone a disposición de sus clientes productos sostenibles e innovadores que  incorporen material reciclado, apuntando a un modelo económico circular, como alternativa a materiales muy difíciles de gestionar y/o valorizar en nuestro país.