Más de 1200 personas participaron del Festival Outdoor CMPC- UC realizado en San Carlos de Apoquindo, el que tuvo el compromiso de ser zero waste y promover la cultura del reciclaje. De esta manera, 450 kilos de residuos serán reutilizados.

El Festival Outdoor CMPC- UC congregó a más de 1200 personas en las faldas del cerro San Carlos de Apoquindo de Santiago el primer fin de semana de noviembre. Niños, jóvenes y adultos se congregaron en la actividad que tuvo distintos circuitos de mountain bike y trail- running para todas las edades, acercando de esta manera el deporte al aire libre a toda la familia.

Pero eso no fue todo, ya que el festival se caracterizó por ser 100% sustentable. De esta forma, uno de los compromisos de la organización fue plantar un árbol nativo en la zona centro sur de Chile por cada participante. Así, en mayo de 2023 se plantarán 1.200 ejemplares de Ruil, Quillay, Hualo y Roble en Empedrado, Constitución, Temuco y Los Ángeles.
El segundo compromiso fue el de “zero waste”. La actividad contó con 5 puntos limpios con señaléticas y monitores, quienes guiaron a los asistentes para realizar correctamente el proceso de reciclaje de todos los residuos producidos en el evento.

Gracias a este compromiso es que en el Festival Outdoor CMPC- UC se logró reciclar más de 450 kilos de desechos. En detalle, se logró la reutilización de 361,5 kg de vidrio, 62 kg de cartón, 23,5 kg de botellas Pet, 2,5 kg de tapas y 1 kg de latas. En otras palabras, por cada asistente se reciclaron 2.6 kilos de residuos aproximadamente.
Además, los participantes del festival contaban con un marcaje 100% biodegradable elaborado por CMPC, una innovación que convirtió el evento deportivo en el primero en utilizar este tipo de identificación.

El subgerente de Asuntos Corporativos de CMPC, Francisco Torrealba, sostuvo: “El compromiso con el medio ambiente fue uno de los pilares fundamentales de este evento que organizamos junto al Club Deportivo Universidad Católica y creemos que fue cumplido ya que, además de los 1.200 árboles que se plantarán en la zona centro sur de Chile, se logró el reciclaje de casi media tonelada de residuos. Esperamos repetir este encuentro y continuar con el compromiso de cuidado del planeta”.
La primera edición del Festival Outdoor CMPC- UC tuvo cinco senderos de distinta longitud en trail running y tres en mountain bike, los que permitieron que toda la familia participara de este encuentro. Además de la carrera, los asistentes pudieron disfrutar de música en vivo, gastronomía y una barra de bebidas.

Los encuentros serán abiertos y sin inscripción previa para todos quienes quieran aprender y practicar este deporte. Cada clase será guiada por un miembro del plantel profesional que actualmente disputa la Liga Nacional de Básquetbol Chile (LNB).

Con el fin de incentivar la vida sana, el equipo Club Deportivo Puente Alto junto a CMPC ofrecerán tres clínicas de básquetbol entre noviembre y diciembre para que los jóvenes de la comuna puedan practicar el deporte junto a jugadores profesionales.

Las clases serán gratuitas sin previa inscripción y en ellas los participantes podrán aprender nuevas técnicas a través de diferentes actividades que se realizarán de la mano de jugadores que hoy disputan la Liga Nacional de Básquetbol Chile (LNB).

En concreto, se realizarán tres fechas. La dos primeras en la población Nocedal y Carol Urzúa el sábado 19 de noviembre, a las 10:30, en las intersecciones de Sargento Menadier con Valle Central. La segunda se realizará el mismo día, en la calle Profesor Alcaino #1034 y su arranque será a las 13:30. Finalmente, el sábado 3 de diciembre, en horario a definir, se realizará la última clínica en la Población Papelera.

Este es el segundo año que se realiza esta actividad deportiva en la comuna gracias a la colaboración entre CD Puente Alto y CMPC. El entrenador de CD Puente Alto, Pablo Ares, cuenta cómo ha sido la experiencia: “La verdad es que se ve un agradecimiento importante de los jóvenes que participan en las clínicas y también de sus padres. Hay harta alegría, se ve en la sonrisa de los niños que son parte de estos encuentros”.

En la actividad, los participantes pasarán por cinco ejercicios diferentes en los que se enseñarán aspectos clave del básquetbol. Cada estación estará a cargo de un jugador del plantel profesional de CD Puente Alto. Así, los asistentes entregarán dribbling o manejo de balón, pases, lanzamientos y finalización. Para terminar, los jóvenes y deportistas profesionales se dividirán en equipos mixtos con los que disputarán varios partidos cortos.

Además, durante la actividad, se sortearán elementos para jugar básquetbol. Por ejemplo, en la última clínica realizada en el sector de Bajos de Mena, algunos de los jóvenes recibieron la indumentaria oficial de CD Bajos de Mena y balones.

La jefa de Relacionamiento Comunitario de la Región Metropolitana de CMPC, Pía Fernández, hace un llamado a todos quienes quieran aprender de los mejores en este deporte: “En CMPC queremos contribuir a que los puentealtinos tengan una vida más sana. Por eso esta actividad es gratuita y sin inscripción previa, así que invitamos a todos los jóvenes y niños de la comuna a levantarse el sábado en la mañana y participar de esta experiencia única. Los vamos a estar esperando”.

Calendario de clínicas:
Sábado 19 de noviembre:
10:30 – Población Nocedal – Sargento Menadier esquina Valle Central
13:30 – Población Carol Urzúa – Profesor Alcaíno #1034
Sábado 3 de diciembre
Horario por confirmar – Población papelera – Por confirmar

La iniciativa fue reconocida como un ejemplo de acciones transformadoras en favor de la naturaleza en el sector forestal. A través de ésta se ha logrado reutilizar 600 mil toneladas de residuos al año en el estado de Rio Grande do Sul, Brasil.

En el marco de la COP27, 15 empresas líderes del Grupo de Soluciones Forestales (FSG) del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD, por sus siglas en inglés) este jueves publicaron la Fase I de la Hoja de Ruta Naturaleza Positiva del Sector Forestal, que muestra cómo las principales empresas de dicha industria están pavimentando el camino para detener y revertir la pérdida de naturaleza, establecer metas y objetivos relacionados con la naturaleza basados en la ciencia, y revelar el progreso utilizando métricas cuantificables.

Entre las iniciativas se destacó VIDA de CMPC, que se desarrolla en el Río Grande Do Sul, estado de Brasil, y a través del cual la compañía trata el 99% de los residuos del proceso industrial de su planta en dicho estado brasileño.

El proyecto, que se llevó a cabo en colaboración con Vida Produtos e Serviços, una empresa local especializada en el reciclaje de residuos sólidos, se desarrolla en una hacienda de 99 hectáreas donde son tratadas cerca de 600 mil toneladas de residuos por año, reduciendo así las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), la contaminación y fomentando la economía circular. De esta forma, se reutilizan los desechos para generar 15 productos nuevos para la agricultura, jardinería y otras actividades, incluyendo abonos orgánicos, bandejas de huevos y plantillas de zapatos.

«Este reconocimiento a la valorización de residuos que realizamos en Brasil reafirma nuestro compromiso con la sostenibilidad, la que es parte central de nuestra estrategia como compañía. En CMPC estamos suscritos a una serie de compromisos ambientales globales y nos hemos puesto diversas metas para avanzar hacia operaciones y cadena de valor mucho más sostenibles. A través de iniciativas como VIDA avanzamos en lograr esos objetivos”, aseguró Francisco Ruiz-Tagle, gerente general de CMPC.

Desde 2011 CMPC es miembro del Grupo de Soluciones Forestales (FSG) del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), colaborando en la construcción y presentación de la Hoja de Ruta. Este año Francisco Ruiz-Tagle, gerente general de la compañía, fue elegido como uno de los 19 directores ejecutivos de la agrupación. Ruiz- Tagle es el único latinoamericano dentro del grupo.

Entre las empresas que componen el WBCSD, se encuentran algunas de las más relevantes a nivel global de todo tipo de industrias, desde la financiera hasta la automotriz, pasando por la forestal, energética, grandes tecnológicas, consumo masivo, laboratorios y consultoras, entre otros sectores.

Apple, Amazon, Bayer, BMW, Bridgestone, Chevron, Danone, Google, IKEA, Honda, IBM, Komatsu, KPMG, Mastercard, McDonalds, Mercedes Benz, Microsoft, Nestle, PepsiCo, Pirelli, P&G, Philips, Santander, Shell, Stora Enso, Toyota, Unilever, Walmart, Volkswagen y Walmart, son algunas de las compañías que forman parte del grupo.

Una hoja de ruta positiva para la naturaleza

Este año, las emisiones de gases de efecto invernadero al ambiente alcanzaron un nuevo récord en el mundo. Según el último informe de Global Carbon Project realizado por más de 100 científicos, se espera que a fines de 2022 estas alcancen 40.600 millones de toneladas.

Además, de acuerdo con el informe sobre el efecto del cambio climático elaborado por la Dirección Meteorológica de Chile, el 2021 fue el cuarto año más caluroso en el país en más de un siglo. Y, los últimos 11 años han sido los más cálidos desde que se tiene registro. En otras palabras, la naturaleza está hoy más amenazada que en ningún otro momento de la historia de la humanidad.

Es por eso que, buscando contribuir hacia un futuro positivo para el medio ambiente, los miembros del Grupo de Soluciones Forestales (FSG) publicaron la Fase I de la Hoja de Ruta Naturaleza Positiva del Sector Forestal, la primera de varios otros esfuerzos similares en otros sectores representados en el WBCSD.

La fase I reúne al sector forestal en torno a una definición compartida de “naturaleza positiva” que se basa en acciones concretas para detener e invertir la pérdida de naturaleza a lo largo de todo el ciclo de vida de los productos forestales.

Las empresas que fueron parte del desarrollo de este reporte son BTG Pactual, Timberland Investment Group, CMPC, Drax, Enviva, Manulife Investment Management, International Paper, Mondi, New Forests, Philip Morris International, Sappi, Smurfit Kappa, Stora Enso, Sumitomo Forestry, The Navigator Company y Weyerhaeuser.

Los distintos testimonios coinciden en que los programas de Fundación CMPC empoderan a las familias como los primeros educadores de sus hijos e hijas.

Conexión, confianza, jugar juntos, acercarse, conocerse, emociones, aprender y compañía, son los conceptos que más destacan los padres, madres y cuidadores tras participar en uno de los tres programas que Fundación CMPC tiene disponible en siete regiones del país. Son distintas comunas y de grupos familiares diversos, pero alcanzaron un objetivo común: convertirse en los primeros educadores de sus niños y niñas.

¿Cómo lo lograron? Participando en los programas HIPPY, Criando y Creciendo (C&C) o Acompañamiento a Escuelas (AE), cuyos testimonios quedaron plasmados en el libro “Te Miro, Te Hablo y Aprendemos Juntos”, que Fundación CMPC lanzó en la ciudad de Temuco, región de La Araucanía.

“Estamos convencidos de que es primordial que padres, madres y/o cuidadores se empoderen como los primeros educadores de sus hijos e hijas. Y qué mejor que conocer, en primera persona, sus experiencias, sus frustraciones, sus logros, y por sobre todo, sus aprendizajes”, señaló Carolina Andueza, directora ejecutiva Fundación CMPC.

La literatura destaca que las relaciones cálidas entre niños y niñas y sus cuidadores, influyen en su desarrollo integral y cognitivo a largo plazo. Es por eso que en gran parte de los 28 testimonios que aparecen en el libro, las familias destacan que conocerse a sí mismas y a los hijos e hijas es clave para sus futuros aprendizajes, sobre todo cuando se pasa por un periodo tan complejo como fue la pandemia.

Natalia Álvarez, mamá del programa C&C de la comuna de Laja, afirmó en el libro que “cada sesión fue un aprendizaje nuevo, fue un aprendizaje en el que me conocía más y conocía más a mi hijo de cómo poder ayudarlo. Porque de repente uno, por más que sea mamá, no tiene las herramientas o no tiene el conocimiento necesario para poder apoyar a su hijo. Antes de los talleres me sentía una muy mala mamá”.

Entendiendo que es fundamental el rol de los cuidadores en el aprendizaje de los niños y niñas, Fundación CMPC ha trabajado con ellos entregándoles diversas estrategias que también están reflejados en los testimonios del libro, como es el caso de la mamá HIPPY, Lorena Hernández, de la comuna de Hualqui: “Antes como que me sentía ‘ya, no sabe, no quiere aprender’. ‘Ya, yo no le enseño nada. Si yo no soy profesora, ¿cómo le voy a enseñar?’. Así. Y ahora con HIPPY he aprendido que hay que tener paciencia, de cómo ellos pueden, no al nivel de uno, porque uno ya sabe y ellos están comenzando”.

Mientras que Haydée Tapia, del programa Acompañamiento a Escuelas (AE), puntualiza que “a mí como apoderada me enseñó mucho a la vez para yo ir enseñándole a mi hijo también, (los videos educativos) eran súper buenos, te explicaban también los pasos y todo a seguir, entonces, a mí me queda súper cómodo enseñarle después a él”.
Otro tema que también es parte de la columna vertebral de los testimonios entregados por las familias es cómo tomar el juego como una forma que tienen niños y niñas para interactuar con el mundo y aprender.

“En HIPPY buscaban la forma bonita de enseñarles, que a ellos les quedara. Para mi hija fue harta la diferencia de estudiar y aprender jugando, porque para ella no era el número del uno al tres sino vamos a contar los árboles del uno al tres”, resalta en el libro Susana Escobar, mamá HIPPY.

La investigadora y autora del libro, Cecilia Valdés, explica que “estos relatos narran los cambios de vida, en primera persona, vividos por familias que participan de los programas de fundación, hilados con estudios y literatura que evidencian la importancia de estas temáticas para acortar la brecha en el desarrollo desde los primeros años”.

El programa más antiguo que tiene Fundación CMPC es Acompañamiento a Escuelas, que busca apoyar y dar asesorías a escuelas de distintas regiones del país desde el año 2000. A través de un modelo de capacitación y asesoría integral desarrollado por fundación, promueve la instalación de aprendizajes en el aula, las escuelas, las familias y comunas.

Criando y Creciendo, nace en el año 2016, es un programa de 7 talleres para cuidadores, y centros educativos, cuyo objetivo es promover el desarrollo del lenguaje y socioemocional en niños y niñas. Los talleres promueven las interacciones de calidad y el desarrollo de habilidades maparentales.

Finalmente, el programa HIPPY -denominado así por su nombre en inglés Home Instruction for Parents of Preschool Youngsters- es un programa de visitas domiciliarias que surgió en Israel hace 50 años y que actualmente tiene presencia en 15 países. Busca empoderar a los padres, madres y/o cuidadores para que sean los primeros educadores y formadores de sus hijos/as, promoviendo el desarrollo del lenguaje, motor cognitivo y socioemocional de niños/as de entre dos y cuatro años.

El libro “Te Miro, Te Hablo y Aprendemos Juntos” está disponible en forma gratuita en la página web de Fundación en www.fundacioncmpc.cl

De la carrera de Técnico Nivel Medio en Electricidad:
Los alumnos recorrieron las instalaciones de la empresa en Laja y Nacimiento, para conocer en terreno las labores que allí se realizan. La actividad se dio en marco del convenio del liceo con DUOC – UC y la forestal.

Aprender en la práctica, conociendo una gran industria. Este fue el objetivo de la pasantía realizada por estudiantes de cuarto medio de la carrera “Técnico Nivel Medio en Electricidad”, del Liceo Bicentenario Héroes de la Concepción, de la comuna de Laja, quienes visitaron las plantas de CMPC de Laja y Santa Fe, lugares en que conocieron en detalle el trabajo que se realiza en el área eléctrica.
Maquinarias de última tecnología y procesos productivos de vanguardia, fue parte de lo que vivieron los siete estudiantes de electricidad del liceo, quienes pudieron convivir con los trabajadores y, de esta manera, aprender en la práctica las labores que se ejecutan.

La iniciativa fue posible gracias a un inédito convenio entre Duoc-UC, el Liceo Bicentenario Héroes de la Concepción y CMPC, que significó que desde tercero medio los alumnos tuvieran ramos adicionales a su carrera, incluso fuera de la jornada académica regular, para profundizar sus conocimientos eléctricos, especialmente asociados a la industria.

Raúl Rodríguez, jefe de la Unidad de Electro-control de la Planta Laja de CMPC, estuvo a cargo de la visita y explicó que “desde este Liceo han salido bastantes trabajadores de la planta que han continuado sus estudios ya sea en institutos o universidades. Acá, cuando vienen ven equipamiento antiguo, pero también de última generación y gatilla en los alumnos el gusto por seguir aprendiendo y creciendo”.

Ricardo Curamil, docente de Duoc-UC sostuvo: “Es algo que no está contemplado en otro centro educativo y de la evidencia que uno puede recoger en la sala de clase, hay conocimientos que los alumnos manejan gracias a estas clases que han participado, porque no necesariamente estaban en la malla curricular”.
Desde el Liceo Bicentenario, Héctor Cisternas, jefe de carrera de la especialidad de electricidad indicó que “uno de los objetivos fundamentales es que los jóvenes aprendan “in situ”, que puedan entender lo que es estar inserto en un campo laboral. Ellos comenzaron en tercero medio y continúan en cuarto año, complementarios a la malla curricular del Liceo, para profundizar sus conocimientos”.

LA ALEGRÍA DE APRENDER

El Liceo Bicentenario tiene un internado al que llegan estudiantes de sectores apartados y que muchas veces no pueden acceder con facilidad. Uno de los alumnos, Kevin Pulgar, tras participar en la pasantía relató: “Estuvo entretenido, nos mostraron hartas partes que no conocíamos, cómo hacían mantenimiento a los motores. Me sorprendió cuando le hacían la prueba de fuerza a los motores con agua, esto fue algo nuevo para mí. Esto es bueno para nosotros, para ir aprendiendo y ser alguien mejor en la vida”.

Por su parte, el estudiante Benjamín Cerda, contó que “es un mundo nuevo para mí, porque lo que se usa aquí es mucho más complejo, pero al mismo tiempo más entretenido. Es súper bueno saber lo que se hace en terreno, porque verlo aquí es completamente distinto. Me sorprendió el medidor porque es mucho más grande de lo que vimos en el Liceo”.

Un ejemplo de lo que pueden llegar a ser los jóvenes lo dio Miguel Gutiérrez, jefe de área de Electro-control de CMPC, quien también egresó del Liceo Bicentenario de Laja. “Es un agrado recibir a los alumnos del Liceo, donde uno también estudió y egresó, hace ya doce años que salí de ahí y es un gusto recibir a jóvenes que vienen con los mismos sueños que uno tuvo en su momento. Es importante que ellos sepan que los sueños se pueden lograr y hay que luchar por lo que uno quiere”, afirmó.

Ambas entidades realizaron una charla y una feria de apoyo a los papás, mamás y cuidadores del programa educativo.

Llegar a un país nuevo sin una red de apoyo es difícil, en especial teniendo hijos o hijas; buscar dónde poder canalizar las dudas y cómo insertarse, por ejemplo, en el sistema educativo, se hace más cuesta arriba. Así por lo menos lo declararon mamás y papás de la comuna de Santiago que participaron de la jornada: “¡La inclusión es tarea de todos!”

Durante toda una mañana, el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) y el programa educativo HIPPY de Fundación CMPC se unieron para atender las inquietudes que las familias extranjeras pertenecientes a HIPPY a través de la charla “Regularización y Acceso a Derechos para Migrantes”.

“Hace dos años que mantenemos esta alianza con CMPC, y por ende, también con el programa HIPPY. Particularmente, lo que hacen las charlas es abrir desde un paraguas toda la información central de lo que ha pasado y cómo se va actualizando la Ley Migratoria”, explica Paula Tejeda, jefa de Alianzas del SJM.

En la Región Metropolitana, HIPPY llega a alrededor de 120 familias, de las cuales aproximadamente el 80% son familias migrantes de países como Haití, Venezuela, Perú o Colombia.
HIPPY –se llama así por su nombre en inglés Home Instruction for Parents of Preschool Youngsters- es un programa de visitas domiciliarias que surgió en Israel hace 50 años y que actualmente tiene presencia en 15 países. Busca empoderar a los padres, madres y/o cuidadores para que sean los primeros educadores y formadores de sus hijos/as, promoviendo el desarrollo del lenguaje, motor cognitivo y socioemocional de niños/as de entre dos y cuatro años.

“Muchos de los testimonios de las familias migrantes tiene relación con que HIPPY recupera el sentido de comunidad, establece nuevas redes de apoyo y contacto con otras familias en similares condiciones. Así no se sienten tan solas en un nuevo país, por tanto, esta alianza con el SJM refuerza ese sentir”, comenta Fabiola Gatica, coordinadora de HIPPY Santiago.

Para Yahaira Osorio, parte del programa HIPPY, “esta charla es importante porque aprendimos otros artículos nuevos que han salido respecto a cómo las personas se pueden regularizar. Fue una charla amplia, muy informativa”.

El Servicio Jesuita a Migrantes se dedica a apoyar a los migrantes en su proceso de inclusión social, los acompaña en distintos momentos de su adaptación en el país, demostrando a la sociedad la riqueza de la diversidad humana.

Además de esta charla, las organizaciones realizaron una actividad para las familias HIPPY migrantes, en donde pudieron disfrutar de una feria de emprendedores y stands de ambas organizaciones para informarse sobre ofertas laborales, plataformas de postulación a trabajos y procesos migratorios. Mientras los padres, madres, abuelas y abuelos, asistían a esta actividad, los niños y niñas se divirtieron, aprendieron y fueron cuidados por las tutoras HIPPY de la comuna de Santiago.

La competencia congregó a cientos de personas en los cerros de San Carlos de Apoquindo en un evento que fue 100% sustentable. Previo al encuentro, por cada participante, CMPC se comprometió a plantar un árbol nativo en distintos sectores de la zona centro sur del país.

Organizado por el Club Deportivo Universidad Católica y CMPC, el Festival Outdoor CMPC- UC congregó a los amantes del trail- running y el mountain bike en la región Metropolitana y sus alrededores. El sábado recién pasado se realizó la primera edición del evento al cual llegaron cientos de familias y competidores.

Ubicado en las faldas de los cerros de San Carlos de Apoquindo, uno de los compromisos de los organizadores del evento fue la realización de un festival 100% sustentable. Es por esto que el evento fue zero-waste, ya que se recicló la totalidad de la basura que se generó. De la misma manera, en la previa al encuentro, CMPC acordó plantar una cantidad de árboles nativos igual a la de asistentes al festival. En total serán 1200 árboles -de diferentes especies entre las que se cuentan Ruil, Quillay, Hualo y Roble- que se plantarán en la zona centro sur de Chile, específicamente en Empedrado, Constitución, Temuco y Los Ángeles.

Francisco Ruiz- Tagle, gerente general de CMPC, llegó junto a su familia a participar del evento deportivo en San Carlos de Apoquindo. “Estoy muy contento de haber participado en este festival. El lugar es impresionante, se siente muy de cerca el contacto con la naturaleza ya que estamos rodeados de cerros y las carreras que se hicieron fueron por circuitos a través ellos. También destaco otras novedades que vimos en el festival como el stand donde escuchamos la armonía del árbol, un proyecto que gracias a la tecnología permite escuchar cómo habla la madera; o la promesa de plantar un árbol nativo por cada asistente que participó del evento. Esperamos repetir este festival y que cada vez participe más gente”, sostuvo.

Por su parte, Francisco Urrejola, presidente del Club Deportivo Universidad Católica, explicó: “Esta es una iniciativa fantástica porque tiene varios propósitos. Primero, mostrar a la comunidad el cerro, nuestro cerro, que tiene una potencialidad extraordinaria para hacer deporte, divertirse y usarlo como un instrumento de fortalecimiento físico. La segunda es porque estamos en un plan de sustentabilidad junto a CMPC que nos permite mostrar al mundo que se puede hacer una actividad deportiva masiva haciéndonos cargo de nuestros desechos y de nuestra basura. Y el tercer propósito es darle vida a nuestra ciudad, a Santiago, a través del deporte”.

Esta fue la primera edición del Festival Outdoor CMPC- UC, el que tuvo senderos de 3, 5, 10, 21 y 42 kilómetros para Trail running. Por su parte, en MTB, hubo circuitos de 2 kilómetros familiar, 27 km intermedio y 36 kilómetros avanzados. Como curiosidad, los participantes de estas categorías contaban con un marcaje biodegradable, siendo el primer evento deportivo en el que se utiliza este tipo de identificación.

Asimismo, una vez terminada la carrera, los competidores y sus acompañantes pudieron disfrutar de un espacio familiar con música en vivo, gastronomía, y una barra de bebidas entre varios stands. En ese espacio, se contó con un área de hidratación para los participantes, quienes también recibieron cuidados físicos luego de competir.

Al evento también asistió una delegación de la zona sur del país compuesta por 24 personas, 10 de ellas competían en MTB y 14 en Trail- running. Sendero Los Volcanes de Curacautín, Club de Mountanbike Angol y Zorcat de Angol y Aventura de Temuco, fueron los clubes de los cuales eran parte los competidores.

Además, una de las novedades del festival fue la atracción “Armonía del árbol”, un proyecto de CMPC que rescata los sonidos del bosque con tecnología de punta. Así, los asistentes pudieron escuchar las diferentes melodías que nacen de las vetas de distintos troncos gracias a la utilización de fotocaptores.

Una delegación de 24 deportistas de los clubes: “Sendero Los Volcanes”, de Curacautín; “Mountanbike Angol”; Zorcat, también de Angol y “Aventura”, de Temuco; compitieron en el Festival Outdoor CMPC UC, que reunió las disciplinas del Trail Running y Mountain Bike, en los faldeos de los cerros de San Carlos de Apoquindo, en la Región Metropolitana.

Una jornada intensa, desafiante y muy entretenida es la que vivió la delegación de ciclistas de la Región de La Araucanía, que participaron en las disciplinas del Trail Running y Mountain Bike durante el Festival Outdoor CMPC UC, realizado en los cerros de San Carlos de Apoquindo.
El festival fue organizado por el Club Deportivo Universidad Católica y CMPC e implicó circuitos para niños y adultos, con distancias de 3, 5, 10, 21 y 42 kilómetros en la competencia de Trail Run y de 12, 27 y 36 kilómetros en MTB.

Juan José Iturrieta fue uno de los competidores de Angol en Mountain Bike, quien recorrió 36K obteniendo el primer lugar en la categoría de 19-29 años y el segundo en la competencia general: “Eran cuatro giros muy rudos, el calor hizo lo suyo, estuvo muy duro, porque la subida tiene harta inclinación y las bajadas también muy difíciles. Todo ha sido muy bueno, es una fiesta del Mountanbike. Se agradece un montón la invitación”, señaló al final del torneo.
Claudio Verdugo, participó en Trail Running y obtuvo el primer lugar en la categoría de 18-29 años en 42k y el cuarto en la general: “Me pareció una muy buena experiencia, me encantó la geografía que tiene y lo difícil de las rutas. La organización en su globalidad estuvo súper bien, una ruta dura, y muy entretenida”, aseguró.

Fernando Novoa, también compitió en los 42K de Trail Running y ganó el segundo lugar en la categoría 30-39 años y el tercero en la competencia general: “Fue un desafío bien duro, la ruta fue muy pedregosa, a lo que se sumó el sol, que mata a los que venimos del sur, pero es una muy buena experiencia, sin duda correr en Santiago es super bueno, para aclimatarse con los diferentes lugares de Chile”, expresó.

Carlos Crisóstomo participó en los 10K de Trail Running, en que logró el primer lugar en la categoría 18-29 años y el cuarto en la general: “Fue una experiencia difícil, sobre todo por el calor, el viaje, pero cambiar de ambiente y contexto, salir de nuestra zona de confort para aprender que hay que correr en cualquier parte. Es genial ver a tanta gente haciendo deporte” confirmó.
Los deportistas de La Araucanía reconocieron el compromiso con el deporte y agradecieron participar en este evento deportivo, que tuvo el slogan “Deja tu Huella Verde”, en que CMPC se comprometió a donar un árbol nativo por cada una de las más de mil personas inscritas. Las especies donadas serán Ruil, Quillay, Hualo y Roble, y serán plantadas en Empedrado, Constitución, Temuco y Los Ángeles en mayo del 2023.

Además, de forma inédita, se realizó el marcaje de la competencia con cintas de papel 100% biodegradables, teñidas con tintes de colores al agua para cumplir con su función de señalar el camino, pero sin contaminar el entorno. Una solución desarrollada por el área de Biopackaging de CMPC, para entregar una alternativa a los marcajes de poliéster y plástico que se usan comúnmente en las competencias al aire libre.