abril 9, 2021

Un nuevo día a día viven 17 familias de la comunidad José Cayuman de Lumaco en la región de La Araucanía, quienes fueron beneficiadas en una primera etapa con el proyecto “Desafío Agua para Chile”, una iniciativa que lleva adelante CMPC junto a Desafío Levantemos Chile en zonas rurales de las regiones del Biobío y La Araucanía.   

Dimensionar la escasez de agua o en definitiva vivir sin acceso a ella puede resultar difícil de imaginar cuando se vive en una ciudad conectada a los servicios básicos. Pero, donde no hay agua la alternativa es capturarla de vertientes, cuando las hay, o bien esperar al camión aljibe. 

Frente a esta realidad dura que se vive en el mundo rural, el proyecto Desafío Agua para Chile se creó con el espíritu y la convicción de que se pueden ejecutar proyectos en un corto plazo para dar soluciones que respondan a cambiar la calidad de vida de alrededor de 200 familias que son parte del mundo rural. 

“Cuando se tiene hijos pequeños es más complicado no tener agua. Se pierde mucho tiempo al acarrear agua y además hay que estar pendiente de los niños. Sin agua se complica todo, sobre todo en la higiene de los niños, el aseo de la casa, lavar la ropa y hacer la comida”, describe Rosa Leviqueo, miembro de la comunidad.

No obstante, agrega, “ahora tenemos un agua muy buena que nos sirve a todos en la comunidad y con ella puedo tener mis verduras y frutas en mi casa, voy a poder tener todo más limpio, en realidad esto es muy bueno para nosotros que no teníamos agua antes”. 

Delia Vega venía de una comunidad de Lautaro y llegó a la comunidad José Cayuman por su marido. Cuando llegó a la comunidad, la falta de agua no fue una novedad, pues desde donde ella provenía, esta carencia también era parte de su día a día. 

“Yo antes salía a buscar agua en balde para tener en la casa y así poder cocinar; y antes para lavar la ropa íbamos al río, porque aquí no había agua, y con esto se pierde tiempo y hay que tener fuerza para llevar los baldes. Los hombres siempre por trabajo andan fuera de la casa, entonces, es una la que tiene que buscar agua y arreglárselas. Ahora estoy feliz, porque tenemos agua limpia y en nuestra propia casa”, sostiene Delia, mientras sostiene una manguera que le permite regar algunas plantas ornamentales. 

El diálogo fue el puente que llevó a concretar un sueño casi imposible para la comunidad José Cayuman de Lumaco, por muchos años han estado a la espera de una solución, relata 

Francisco Cayuman, uno de los socios beneficiados y que participó en los trabajos para ejecutar la obra. Por eso se emociona y mira cómo el agua de la vertiente que es capturada en estanques, donde se potabiliza, se convirtió en un sueño que se hizo realidad.

“Se vive malísimo sin agua, no se pueden hacer huertas, es difícil para las mujeres. Tener agua ahora en la casa es muy bueno, porque se tiene para la cocina, los baños, la ducha. Es un agua limpia, esto ha sido un tremendo avance de tener agua en nuestras casas; y, ahora vamos a cuidar el agua para el futuro de los niños, de mis nietos. El agua es un recurso que hay que cuidar y ocupar racionalmente”, comenta Cayuman. 

En tanto, Marcelo Colil, representante de las 17 familias de la comunidad José Cayuman agradeció esta iniciativa que ya le está cambiando la calidad de vida. “Nosotros llevamos años esperando que nos aprueben un APR y no pasa nada; y con este proyecto a los veinte días ya teníamos el agua en la casa y buena agüita, entonces, nosotros como vecinos de CMPC estamos agradecidos, porque la empresa nos aportó con este proyecto que para nosotros es importante; y estoy contento porque mi gente, mis socios, mis vecinas ya podrán retomar el trabajo de huertos e invernaderos. Al socio que le pregunte está conforme con el agua, porque el proyecto que nos benefició se hizo rápido, y a las pocas semanas ya teníamos el agua en la casa”.

La comunidad José Cayuman está ubicada en la comuna de Lumaco, por un camino público se puede acceder al sector Calcoy, donde se emplaza la comunidad.  En una primera etapa el proyecto Desafío Agua para Chile benefició a 17 familias; en una segunda etapa se beneficiará a 15 familias más de esta comunidad.