marzo 24, 2021

“Esta mañana salimos a vacunar nuevamente hacia los campos, a las personas que le cuesta más”, relata Luis Beltrán, técnico en enfermería (TENS), mientras se sube a una de las clínicas móviles que hace un mes están recorriendo los sectores rurales de las regiones del Biobío y la Araucanía, ayudando a inmunizar a la población contra el Coronavirus. 

A través de caminos de tierra y rutas sin demarcar en las cercanías de Mulchén, Luis comenta que esta clínica móvil “para el hospital o para nosotros, que tenemos que salir a los campos, ha sido una muy buena iniciativa porque con eso podemos llegar a lugares lejanos”. 

Objetivo que, precisamente, persigue esta iniciativa apoyada por Desafío Levantemos Chile y CMPC, ya que las dos clínicas móviles completamente equipadas van inscribiendo en línea a las personas para que sean contabilizadas en el registro nacional de vacunación del Ministerio de Salud.  

“Los hospitales como están con temas de pandemia, no tienen los recursos para salir con una clínica móvil propiamente tal y que CMPC y Desafío Levantemos Chile aporten con esta clínica móvil es una tremenda ayuda que nos está haciendo al llegar a otras zonas rurales en las que no podemos llegar caminando, que nos presten esta ayuda es algo muy bueno”, precisa Beltrán.

Profesores, adultos mayores, algunas personas con discapacidades, enfermedades crónicas o cualquier vecino con problemas de traslado, han sido atendidas durante esta campaña.

El director ejecutivo de Desafío Levantemos Chile, Nicolás Birrell, afirmó que «hoy tenemos un nuevo desafío: apoyar a los Servicios de Salud con el proceso de vacunación, sobre todo en las áreas rurales donde muchas veces no se puede llegar. Es por esto que en conjunto con la CMPC, pusimos a disposición una nueva tanda de clínicas móviles que, una vez más, nos permitirá ser un aporte real y concreto en esta segunda fase de pandemia”.

Por su parte, el gerente de Asuntos Públicos de CMPC, Augusto Robert, sostuvo que “como empresa hemos hecho el esfuerzo de aportar desde el inicio de esta pandemia, trabajando de la mano con la comunidad, con las autoridades y las instituciones de cada comuna donde tenemos operaciones forestales e industriales. Estas clínicas recorrerán las provincias de Malleco y Biobío y estamos muy contentos de aportar en el proceso de vacunación”. 

Dos paradas

Mientras el chofer de la clínica móvil, Luis Medina, se aleja de Mulchén con todo el equipo abordo indica que “hoy tendremos un recorrido de 45 kilómetros entre un domicilio y otro, estamos llegando bien lejos y hay mucha gente que nos está esperando, muchos adultos mayores enfermos postrados y que no tienen mucha posibilidad de llegar a los centros de atención por su vacuna”.

De hecho, Roberta Astete, quien durante esta pandemia a cuidado a sus familiares adultos mayores, afirma que “esta es la mejor iniciativa que pudieron hacer porque si se dan cuenta (muestra la habitación donde se encuentra), aquí hay personas que tienen 90 años y más o con enfermedades crónicas, y el tema de poder llevarlos a un lugar es más riesgoso porque se pueden contagiar. Encuentro que es súper valorable que vengan acá a ponerle sus vacunas”.

En otra de las paradas que realizó la clínica se encontró con el caso de la señora Nieves, quien no puede caminar. Su hija, María Cea, señala que “agradezco la iniciativa de la clínica móvil porque así pueden llegar a zonas rurales para vacunar a todas las personas que no pueden llegar a la ciudad, muchos son discapacitados y no tienen los medios y así pueden estar vacunados todos para prevenir este virus”. 

Una vez que Luis Beltrán vacunó a la señora Nieves, ella muy emocionada sostuvo que “es bueno que puedan venir a vacunarnos porque yo no puedo caminar” y aprovechó de mandar un mensaje: “Es malo que no se vacunen. Ya todos mis vecinos están vacunados”. 

Estas historias se repiten en muchos de los relatos de las personas que han recibido el apoyo de las clínicas móviles, ya sea por ser adultos mayores, tener enfermedades crónicas o el simple desconocimiento de este proceso de vacunación, que se instaló en el país desde el pasado 3 de febrero, y durante este primer trimestre ha estado dirigido a grupos prioritarios como personas mayores de 65 años, personal de salud, personas residentes en Centros de Larga Estadía, personal crítico de la Administración del Estado y personas con comorbilidades o enfermedades de base.

A la fecha, más de 5 millones de personas han sido vacunadas con la primera dosis en Chile y se espera que para el primer trimestre del año, se haya abarcado principalmente a toda la población de riesgo, y a fines del primer semestre de 2021 alcanzar el 80% de la población.

Al cierre de este recorrido de la clínica móvil, el profesional TNS dice que “hemos logrado la meta del día, de vacunar a más de 10 personas, estamos súper bien”. 

Las clínicas móviles recorrerán hasta el 15 de mayo las comunas de Laja, Huépil, Nacimiento, Yumbel y Mulchén, entre muchas otras, apoyando la campaña de vacunación domiciliaria, con foco en los adultos mayores, y aplicando dos dosis, de acuerdo con el programa de vacunación dispuesto por las autoridades sanitarias, lo que permitirá generar la inmunidad después de la segunda aplicación.