diciembre 28, 2022

Se trata de la primera casa que entra en funcionamiento bajo el programa conocido como “Casa Alma”, en que la infraestructura fue diseñada especialmente para un sistema de atención basado en un modelo terapéutico.

Con la presencia del Obispo, Felipe Bacarreza, el alcalde de la ciudad Esteban Krause, la diputada Flor Weisse, socios y amigos de Corporación María Ayuda, representantes de CMPC y vecinos, se inauguró en Los Ángeles, una nueva residencia de acogida bajo el programa conocido como Casa Alma, proyecto que incorpora nuevos conocimientos en intervención, trauma, gestión y sanación en niños, niñas y adolescentes.

Esta iniciativa que cuenta con el apoyo de CMPC busca que el sistema de atención pase de ser un modelo proteccional a uno terapéutico, diseñado a partir de los últimos avances de la neurociencia y la psiconeurología, aplicada a su vez a la infraestructura de la casa. “Buscamos incorporar estrategias en intervención con los equipos de las residencias. Tenemos como desafío unir las fortalezas del sistema, con conocimientos actualizados, dando paso a la innovación para dar una respuesta integral a las necesidades que hoy tienen los niños y niñas”, señaló Ignacio Concha, Director Ejecutivo de María Ayuda.

Desde CMPC, el presidente Luis Felipe Gazitúa sostuvo: “Creemos firmemente en las alianzas público privadas como mejor fórmula para enfrentar los problemas que nos desafían como sociedad y que debemos abordar si de verdad queremos convertirnos en un mejor país. En eso estamos aquí en Los Ángeles, con este hogar de María Ayuda, haciendo un aporte en un nuevo modelo de gestión de la intervención terapéutica que, confiamos, se transformará en un ejemplo de ese cuidado y protección para nuestros niños y jóvenes”.

Finalmente, el alcalde de Los Ángeles, Esteban Krause añadió que «es un honor que este proyecto modelo para María Ayuda se esté haciendo en Los Ángeles. Siempre para los niños debe haber más de una oportunidad y opción de futuro (…) Creo que la responsabilidad empresarial y de cada una de las personas es primordial para poder lograr estos objetivos”.

Casa Alma tiene como uno de sus objetivos poder reinsertar a niños, niñas y adolescentes a un entorno familiar, en el menor tiempo posible, incorporando nuevas herramientas de diagnóstico, intervención y acogida de manera personalizada, haciéndose cargo de las necesidades particulares caso a caso.

Los resultados del nuevo modelo serán compartidos con instituciones públicas y privadas que trabajan en residencias y – con los ajustes necesarios – se escalará al resto de las casas de María Ayuda a nivel nacional de aquí al 2028.