febrero 16, 2021

“El 28 de febrero me enteré que había quedado en la universidad cuando estaba revisando la página junto a mis papás. Me dijeron que estaban muy orgullosos”, asegura Joaquín Figueroa, quien logró matricularse en Ingeniería Común en la Universidad de Chile, y luego de un año pretende cambiarse a Ingeniera Informática.

Joaquín, como parte de la generación de cuartos medios del 2020, no tuvo un desarrollo normal en sus clases. En 2019, cuando los estudiantes estaban empezando a enfrentarse al mundo posterior al colegio a través de los primeros ensayos o preuniversitarios en su penúltimo año de aprendizaje escolar, llegó el estallido social, panorama que cambió incluso la admisión a la educación superior, reemplazando la Prueba de Selección Universitaria (PSU) por la Prueba de Transición (PDT).

Luego en 2020 llegó la pandemia, que sustituyó toda forma de clase presencial por virtual. Retos que se suman a la ya normal indecisión y desconocimiento de la época universitaria que pueden tener los jóvenes que están por enfrentarse a esta nueva etapa.

A pesar de todos estos grandes desafíos, Joaquín Figueroa, Natacha Zúñiga y Edinson Hanglin consiguieron las herramientas académicas y socioemocionales para partir este lunes en la universidad en el programa preuniversitario de CMPC y Formando Chile, EFIES (Escuela de Formación para el Ingreso a la Educación Superior), para presentar y destacar en la PDT.

“Yo sé que la universidad es muy diferente al colegio, pero estoy segura de que va a ser la mejor etapa de mi vida”, afirma Natacha quien ya está oficialmente matriculada en Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Finis Terrae, gracias a los 546 puntos que ponderó en la PDT.

Edinson, quien obtuvo 590 puntos en Comprensión Lectora, 636 en Matemática y 564 en Ciencias, logró entrar a Ingeniería Industrial de la Universidad de Santiago. Cuenta que mientras estaba en un viaje en carretera, ingresó a la página para revisar los resultados y al darse cuenta de que quedó seleccionado en su primera opción “mis papás estaban felices y más adelante paramos para que me pudieran felicitar bien”.

Las expectativas para la nueva etapa universitaria son altas. Natacha, a pesar de los nervios preuniversitarios, asegura que “uno como novata no conoce la universidad, pero espero que sea una instancia donde me sienta cómoda”.

“Le tengo un gran respeto en el sentido de la dificultad, pero siempre me han gustado los desafíos, y me gusta que sea una parte de mi vida en la que pueda superarme y demostrarme a mi mismo que puedo lograr las cosas”, afirma Joaquín.

Los tres futuros ingenieros de Puente Alto comenzarán la universidad el próximo lunes 15 de marzo, y gracias a la preparación académica y el acompañamiento socioemocional de EFIES han podido comenzar un nuevo capítulo de su vida académica.

Para este año, el programa EFIES tendrá 120 alumnos de la comuna, entre III y IV Medio, y las clases se realizarán de manera virtual hasta que la contingencia permita retornar a las salas de clases, ubicadas en la planta de CMPC en Puente Alto.