septiembre 28, 2018

Fundación CMPC cumple 18 años dedicados, fundamentalmente, a contribuir con la calidad de la educación en Chile, mediante el diseño e implementación de programas y metodologías que han demostrado resultados positivos en más de 53 colegios municipales y jardines infantiles distribuidos en zonas rurales y urbanas del centro y sur del país.

“Con satisfacción, podemos afirmar hoy que los establecimientos intervenidos han alcanzado evaluaciones por sobre los promedios nacionales en las áreas y niveles en que se especializa nuestro apoyo”, asegura el presidente de la Fundación CMPC, Guillermo Turner.

Y un caso destacado es el de la escuela Luis Ambrosio Concha de Yerbas Buenas, en la provincia de Linares en la región del Maule, establecimiento que en la última medición del Simce – evaluación de aprendizaje que aborda el logro de los contenidos y habilidades del currículo  vigente en diferentes asignaturas y áreas de aprendizaje, y que se aplica a todos los estudiantes del país que cursan los niveles evaluados- entregados en mayo de 2017 por la Agencia de Calidad de la Educación, superó sus propios resultados anteriores, la media nacional de los establecimientos del mismo Grupo Socio Económico (GSE) y el promedio nacional general.

Pese a que el establecimiento tiene índice de vulnerabilidad superior al 95% debido a que todos sus alumnos son hijos de temporeros agrícolas que trabajan sólo algunos meses al año y que viven en zonas rurales alejadas de él (algunos alumnos se demoran hasta una hora desde sus casas), la escuela hizo historia este año. Según los resultados de la evaluación, los 21 alumnos de cuarto básico obtuvieron en promedio 322 puntos en Lenguaje y Comunicación y 330 puntos en Matemáticas, superando la media nacional: 269 y 261 respectivamente.

Además, el promedio 2017 de la escuela comparado con el promedio nacional de establecimientos de similar GSE en ambas materias fue superior. En Lenguaje y Comunicación obtuvieron 72 puntos más, mientras que en Matemáticas 92.

Asimismo, el logro de los estudiantes se vio reflejado también en la superación propia. Según resultados anteriores y la directora de la escuela, Alba Vielma, “siempre se subía de a 6 a 7 puntos, pero el año pasado despegamos”. Y es que en la última medición, los alumnos obtuvieron 44 puntos más en Lenguaje y 60 en Matemáticas, en comparación con el Simce de 2016.

¿A qué se debe este “despegue”? “Hay dos cosas que han resultado ser exitosas en la escuela: Uno, que hemos potenciado la buena convivencia entre alumnos y docentes. Dos, el apoyo de la Fundación CMPC, que gracias al asesoramiento a docentes y apoderados, hemos mejorado las herramientas de educación”, asegura Vielma.

Desde 2002 que la Fundación CMPC apoya a esta escuela en las áreas de Lenguaje y Matemática, y según la gerente de la organización, Carolina Andueza, la clave del éxito está en el trabajo de todos los actores involucrados. “El puntaje Simce de esta escuela es el resultados del trabajo comprometido y profesional de todos los docentes, con el apoyo y la gestión de un equipo directivo que pone el foco en lo pedagógico y que ha sabido aprovechar las herramientas entregadas por Fundación CMPC. Hoy han cumplido su sueño de ser una escuela efectiva, entendiendo que los niños más vulnerables merecen la mejor educación”.

Con dichos resultados y apoyo, “los niños ya quieren ser doctores, Carabineros, etc.”, comenta la directora, reflejando así que la vulnerabilidad social puede ser superada con educación de calidad.