junio 10, 2021

Ximena Vásquez Paillalí es integrante de la comunidad José Paillalí, sector San Gerardo de Lumaco, en la región de La Araucanía. En este lugar creció bajo la tutela de sus abuelos maternos, ya que sus padres migraron para trabajar en Santiago. Ximena, fue feliz en su niñez, pues recuerda que tenía mucha libertad y espacio para jugar al aire libre. Al cumplir los 14 años también se fue a Santiago para cursar la enseñanza media y luego estudió Técnico en Administración en el Inacap. Pasado el tiempo y teniendo la oportunidad de quedarse en la Región Metropolitana, la vida rural y el amor por sus abuelos la llevaron de vuelta a su terruño, donde se casó y emprendió su vida de adulta.

“Mögen”, en mapudungun significa “Vida”, y este es el nombre con el que Ximena bautizó su emprendimiento apícola, el que comenzó gracias a su suegro, quien les heredó las abejas y colmenas. “Mi marido andaba con la miel en tambores de 300 kilos, la que vendía bajo ese formato. Entonces, partí vendiendo miel en formato de a kilo, puerta a puerta, y me fue súper bien; por lo que me propuse seguir comercializando bajo este modelo. Así el año 2018 tomé las riendas del negocio dándole un nuevo giro”, comenta Ximena.

Pero una cosa, dice, es tener una marca y productos, pero otra es la comercialización, abrirse mercados para vender la producción, que en época de pandemia no ha sido fácil. En su caso, las ventas las realizaba en Lumaco y alrededores, por lo tanto, para crecer tenía que buscar nuevos nichos.

Su carácter inquieto y decidido la llevó a golpear la puerta de su vecino rural CMPC, donde encontró un lugar en Espacio Fibra Local para exhibir y comercializar Mögen, su miel multiflora y de poleo.

Espacio Fibra Local, un lugar que funciona de manera física en la ciudad de Temuco y de manera online para todo Chile, reúne a más de 30 emprendedores de la zona que ofrecen sus productos elaborados con técnicas y oficios heredados de generación en generación.

“Concebimos Espacio Fibra Local como un espacio abierto, destinado a valorar la labor de emprendedores y el trabajo artesanal. Si bien por la pandemia nuestra programación de extensión no pudo partir, hoy estamos trabajando en la grabación de un ciclo de talleres dictados por los emprendedores que son parte de Espacio Fibra Local”, comenta Ignacio Lira, subgerente de Asuntos Corporativos Bosques de CMPC.

Bosques, praderas, esteros, mar, cerros precordilleranos y costeros, pueden ser algunas de las locaciones en las que crecieron y se inspiran día a día los artesanos que, hace un poco más de un año, se reúnen bajo el alero de Espacio Fibra Local. Este funciona como un modelo inédito, impulsado por CMPC, una empresa chilena y centenaria, que por medio de esta iniciativa busca poner en valor el trabajo hecho a mano, revalorizar los oficios, reconocer la labor de los emprendedores y poner a disposición de los consumidores una gama de artículos y productos ofertados bajo el modelo de comercio justo.

“Este concepto significa que no existen intermediarios entre productores y consumidores. El precio de los productos, los cuales han sido cancelados de forma adelantada a sus fabricantes, busca permitir condiciones de vida dignas y hacerlos más accesibles, cubriendo costos mínimos de operación. No existe margen alguno de ganancia para la tienda”, afirma Ignacio Lira.

Si bien en una primera etapa se pensó en dar un fuerte impulso a la tienda física que está alojada en pleno centro de Temuco, fue la pandemia que aceleró el e-commerce de la tienda, hoy con venta a todo el país.

En Espacio Fibra Local se puede encontrar una gama interesante de artesanía textil, cestería, platería mapuche, alfarería, y productos agroelaborados, fabricados por personas,  familias y agrupaciones.

Actualmente, participan 34 emprendimientos de las regiones del Biobío y La Araucanía, la mayoría vecinos y vecinas de las operaciones forestales e industriales de