abril 23, 2018

¿Producir energía limpia, autoabastecerse y entregar para el consumo de las casas? Sí, se puede.
La Biomasa es un combustible renovable y limpio que surge de los desechos orgánicos del bosque con el cual las plantas de celulosa de CMPC desarrollan su operación.

Hojas, astillas, ramas y corteza alimentan los motores de las plantas de celulosa y la energía que sobra va directo al Sistema Interconectado Central desde donde se distribuye la electricidad que usan las familias en sus hogares.

Todo este ciclo parte en plantaciones forestales sustentables y renovables, las que gracias a un manejo responsable y certificado, no sólo son la fuente de trabajo de miles de personas, sino que pasan a formar parte de un círculo de producción virtuoso que permite producir energía no contaminante.

El trabajo de CMPC en energía acumula años de experiencia, y no sólo se ve reflejado en la capacidad de autoabastecerse, sino que en el uso consciente y eficiente de este recurso.

Fue en 2013 que nos propusimos la meta de llegar al 2020 con una reducción de un 20% en el uso de energía en las plantas de celulosa en Chile. El objetivo se logró en 2017, alcanzando una reducción de un 22%, lo que equivale a una reducción de emisiones de CO2 de 198 mil toneladas, o, si se valoriza en dinero, el ahorro llegó a los 40 millones de dólares.

Estos logros tuvieron su reconocimiento público el año pasado. El Ministerio de Energía de Chile y la Comisión de Eficiencia Energética destacaron varios de los proyectos que hicieron posibles los ahorros.